Conoce el Museo regional de Sonora Musas
Viernes, 20 Enero 2023 07:41

Entretelones ................... Más cambios ......................

Héroes sin capa
Sí, pero no; no pero sí
De rumores a realidades

Samuel Valenzuela

Por: Samuel Valenzuela Ortega ...........Unos dicen que por compromisos y cuotas, hubo improvisaciones en nombramientos; otros que son ajustes naturales en un gobierno obligado a cumplir objetivos y hay quienes además, consideran que los cambios en la administración estatal son porque se trata de que haya adaptación al intenso ritmo de trabajo que ha impreso el gobernador Alfonso Durazo Montaño, con todo y la inestabilidad que ello implica.

El caso es que de nueva cuenta, luego de anunciar relevos en Economía y la Consejería Jurídica el miércoles, este jueves se concretó el arribo del Antonio Gallardo a la coordinación ejecutiva de la Comisión de Bienes y Concesiones, cuya responsabilidad en COVES fue asumida por Armando Villa Orduño, quien un día antes había dejado la Secretaría de Economía, sin que tengamos idea del destino burocrático de José Pablo Rubio Fierros, ahora extitular de esa dependencia.

 

Antonio Gallardo Galaz.

No tenemos indicios sobre si Rubio Fierros hizo bien o mal su trabajo, pero si tenemos en el caso del Tony Gallardo en COVES, dependencia que en los últimos meses, junto con SEDESSON fue factor fundamental para avanzar en los planes de justicia para diversas etnias de la entidad en materia de vivienda, así como en la inundación de cobijas, calzado y chamarras en comunidades de la zona rural a lo largo del mes de diciembre pasado.

También sabemos de la gestión gris oscura de Villa Orduño en la Secretaría de Economía e incluso, al bote pronto creímos que su salida era el punto final de su participación en esta administración, pero por lo visto, su padrino el prestigiado empresario Carlos Benito Astiazarán hizo valer sus influencias y logró acomodar a su pupilo, quien por su calidad de arquitecto a lo mejor reúne un perfil más adecuado en COVES que en su anterior responsabilidad.

El caso es que desde noviembre pasado en buena parte del personal de confianza de la administración estatal andan con el Jesús en la boca, porque por lo regular los cambios en las alturas implica mayores cambios en los estratos inferiores y con ello en no pocos casos significa la conclusión de sueños y fantasías de mejoría en la calidad de vida.

 

Lupita Aldaco.

Pues que sea para bien para la administración de Durazo Montaño, que como consecuencia, será para bien para los sonorenses en lo general, que desde esa perspectiva, no hay que descartar que en menos de 15 días haya más ajustes de gabinete, que bien podría implicar la salida de Beatriz Guadalupe Aldaco del Instituto Sonorense de Cultura, de Erubiel Durazo de la CODESON, Lirio del Castillo de Transporte  y hasta la remoción de Célida López de Turismo y María Dolores del Río de la Secretaría de Seguridad Pública.

La seguridad pública es uno de los flancos débiles de la gestión de Durazo, por más barritas y quesitos que muestran índices a la baja del delito en Sonora, pero que no generan dicha percepción en la opinión pública y como una cosa lleva a la otra, a lo mejor se trata de formular un mejor esquema de comunicación que haga permear en la sociedad sonorense esos índices presuntamente positivos, de cuyos resultados podrían derivar que a doña Lola ya no le cuelguen el remoquete de “La Gabrielona”.

Tenemos la impresión que Lupita Aldaco está en el filo de la navaja y que su estancia en el ISC depende del resultado del Festival Alfonso Ortiz Tirado que inicia este viernes en Álamos, otrora evento de prestigio estatal, nacional y hasta internacional, que en esta edición por razones desconocidas inició su promoción hace una semana, cuando en el pasado, desde mediados de noviembre se desplegaban esfuerzos conjuntos entre dependencias estatales y ayuntamientos para lograr experiencias de éxito.

Ojalá todo salga bien a pesar de que conocedores del tema aseguran que el programa de eventos dado a conocer no reúne condiciones para una buena calificación e incluso consideran que tiene fuertes dosis de chicharronero y en muchos de los casos no habrá mucho de lo anunciado.

Corresponsable de eventual fracaso es la secretaría de Turismo, Célida López, a quien le tocaría la promoción, esa que no se logra con despatoladas expresiones tuiteras por parte de su titular, dedicada en temas pueblerinos cortoplacistas y que al igual que a la Aldaco, todo indica que se le olvidó que cada año, en la segunda quincena de enero, se lleva a cabo el FAOT en Álamos.

Habrá que ver si ahora sí con la nueva titular de Economía, Margarita Vélez de la Rocha, la titular de Turismo establece mejor comunicación, coordinación y empatía que no tuvo para con el ahora titular de COVES cuando estaba en el gabinete legal, porque si no es así, todo seguirá igual.

Dicen que un paseante llegó a fonda del pueblo y pidió un par de huevos con machaca y una soda y que al pedir la cuenta le cobraban 500 pesos por el servicio. “Qué pasó; tienen pocas gallinas y vacas”, preguntó; “No señor, lo que escasean son clientes”, le contestó el mesero.

Pues más o menos eso es lo que ocurre en la Colonial Álamos, desde donde nos llegan reportes de profundo escepticismo de los restauranteros del rumbo y principalmente de la industria del hospedaje, con precios exorbitantes y lejos de tener las reservaciones de otros años, todo porque desde el sector oficial fueron omisos y tardíos en la estrategia fundamental que no es otra cosa que la promoción y ofrecer espectáculos de calidad.

Por cierto, este viernes estaría arrancando, con la tradicional velada rockera, la reunión de amigos en Abelandia, allá en el Rancho Nacapule, adelantito de Batacosa, Quiriego, que durante tres días se convertía en el punto de reunión de cientos de integrantes de la clase política sonorense y de comunes mortales, invitados por el influyente empresario Ricardo Bours Castelo.

 

Abel Murrieta Gutiérrez.

El último Abelandia se celebró los días 22, 23 y 24 de enero del 2021, ya que el jueves 13 de mayo siguiente, el principal anfitrión de dicho festival, Abel Murrieta Gutiérrez fue víctima de cobarde atentado que acabó con su vida, cuando hacía activismo como candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia del municipio de Cajeme, hecho que aún nos estruja el alma.

A propósito de fiestas, la novedad de la Expogan 2023 es que todo indica que no habrá peleas de gallos y junto con pegado, tampoco apuestas, en una decisión que los animaleros deberían reconocerle al presidente de la Unión Ganadera Regional de Sonora, Juan Carlos Ochoa Valenzuela, aunque el diputado Rafael Ramírez debe andar mordiéndose una oreja de coraje porque el principal compromiso de campaña fue promover, gestionar y facilitar los permisos para esos desplumaderos así como para carreras de caballos.

 

Juan Carlos Ochoa Valenzuela.

Ochoa Valenzuela acata los términos de la Ley de Protección Animal que prohíbe toda actividad que provoque daño deliberados a las diversas especies, pero al parecer buscó “equilibrios” porque nos informan que contrario a la tradición, en esta edición de la fiesta ganadera, no se donarán las utilidades de la Expogan a organizaciones que apoyan con tratamientos a niñas y niños con cáncer.

Pero antes que se nos pase, fíjense que nos llega un altero así de información con datos con los que se pretende clarificar que la principal causa de la inviabilidad financiera de los organismos de distribución de agua potable, es que instancias de gobierno, municipal, estatal y federal no pagan, siguen las fugas y luego grandes consumidores del sector privado que gozan de canonjías, quedando como último factor la ineficacia en facturación y cobranza.

Pues luego de calificar como criminal el no pagar por consumo de agua, el gobernador Durazo Montaño, los presidentes municipales, los delegados federales, capitostes de la industria de la construcción y actividades empresariales de alta demanda de agua, ya deben tener una idea donde buscar para remediar, hacer justicia y que no haya impunidad.

A propósito de esa bronca, cuyo origen está en Ciudad Obregón por la disputa entre el presidente municipal Javier Lamarque y una empresa de dudosa honorabilidad a la que se le contrató para recuperar adeudos por consumo, pues resulta que a don Javier se le ocurrió culpar a los medios de comunicación por la alta percepción de inseguridad, ya que dan mucha cobertura a balaceras, ejecuciones y demás de la abundante nota roja que se genera en esa región del Estado.

De a tiro la friega Javiercito Lamarquito, a quien le podríamos sugerir que pudiera buscar los elementales equilibrios en el manejo periodístico de la región, con solo generar buenas noticias desde su gestión, tan buenas que los medios de comunicación no tengan de otra más que darle prioridad por sobre el hallazgo de cuerpos desmembrados o la ejecución de joven dama a plena luz del día.

 

Ramón Flores Robles.

Y en anteriores Entretelones comentábamos que de los partidos más activos en estos días, destacaban el MC y el PT, que en el caso del último citado, reportan al dirigente estatal, Ramón Flores aplicando presión para que los cuadros petistas se pongan las pilas bajo la premisa que las candidaturas no les caerán del palacio de gobierno ni de encuestas amañadas.

Pues las reacciones no se han hecho esperar, como la de la expanista, ex del PES y ahora regidora del PT en el ayuntamiento de Nogales, Leticia Calderón Fuentes, quien anda despotricando contra el de Arivechi porque considera que merece tirarse a la hamaca por el solo hecho de haberse convertido al izquierdismo, aunque debemos decirlo, la exdiputada local del PAN tiene de progresista, de izquierda lo que este reportero tiene de cura.