Por el bien de todos, primero los pobres
Programa emergente de recarpeteo y rehabilitación de espacios públicos
Miércoles, 14 Septiembre 2022 06:31

Entretelones ............. Interregno .............

¡Por Dios!
Ocurrencias
El SAT va con todo
 

Por: Samuel Valenzuela Ortega ........... Hace 31 años tuvo efecto una reforma constitucional en Sonora propuesta para acortar los tiempos entre la elección de gobernador y la asunción de su encargo, que se prolongaba desde el primer domingo de julio hasta el 23 de octubre siguiente.  

Esa reforma propuesta por el entonces titular del Poder Ejecutivo Rodolfo Félix Valdés fue aprobada por LII Legislatura del Estado de Sonora, para establecer, que en lugar del 23 de octubre como fecha de instalación del nuevo gobierno en turno, sería el 13 de septiembre a partir de 1997.  

Fue entonces que Félix Valdés entregó la batuta ese 13 de septiembre de 1991 a Mario Morua Johnson en el marco de una acalorada sesión del Congreso del Estado que presidió el diputado del sur de Sonora Ángel Cota Leyva, como último evento importante de esa legislatura que un par de días después, fue relevada por la siguiente.  

La gestión de 38 días del ya veterano político sanluisino fue considerado como un interregno, mientras se cumplían los tiempos constitucionales a los que se sujetó la elección de Manlio Fabio Beltrones Rivera como gobernador de Sonora, quien por supuesto en calidad de electo, ejerció de facto su mandato al colocar a sus cercanos colaboradores en el gabinete de Morua Johnson en tanto se concretaba la formalidad de su toma de protesta.  

Hace 31 años

A lo largo de estos años se han hecho diversos ajustes al marco jurídico-electoral de Sonora, pero ninguno de la magnitud que propone el gobernador Alfonso Durazo Montaño al cumplir un año al frente de tan delicada responsabilidad, en un contexto sumamente adelantado en lo que se refiere a homologar la fecha de la elección del gobernador con la del presidente de la república.  

La otra propuesta, el que el informe de gobierno sea el 13 de septiembre en lugar de un mes después podría resultar irrelevante y será cuestión de voluntades y agenda que decida el mismo ejecutivo y que incluso no requeriría de modificación constitucional alguna con simplemente realizar el informe en la fecha que se les pegue la gana y para efectos de la formalidad, entregar al Congreso del Estado el informe y anexos en la fecha que prevé actualmente la constitución.  

Se nos hace muy prematuro entrarle a un tema que tendría aplicación concreta dentro de cinco años, que sería muy distinto el que la propuesta anunciada por el de Bavispe tuviera efectos para la próxima elección presidencial o sea, dentro de dos años, porque sólo así podría entenderse el apuro propositivo del mandatario sonorense, quien en efecto es acertado al describir las circunstancias de ejecutivos sonorenses que deben de lidiar con relevos presidenciales y sus vaivenes en función de los orígenes partidistas y/o querencias entre ellos.  

Puso de ejemplo al presidente Andrés Manuel López Obrador, con quien de acuerdo a su opinión, no ha ocurrido eso porque asegura que es un hombre de Estado y tal abordaje dejó sin sustento la argumentación inicial en favor de su propuesta de homologación, porque en todo caso, los presidentes en turno no deberían de actuar ante administraciones estatales en función de orígenes partidarios.  

Sonora no obligado

Pareciera tener cierta lógica la propuesta de reforma de Durazo, aunque de acuerdo a sus argumentos que dividen sexenios en tres años buenos y tres años malos en función del origen partidista del presidente en turno, homologar ambas elecciones también conlleva el riesgo de que en lugar de tres años malos, sean seis, además que bien podría aplicarse a ayuntamientos, ampliando de tres a seis las gestiones de presidencias municipales y ya entrados a diputados locales y federales, ya que al parecer la fundamentación más sólida es el ahorro.  

Gravita además lo que mandata el artículo 116 de la constitución General de la República donde se establece la homologación del calendario electoral y concurrencia de comicios para gubernaturas con la de la presidencia de la república y saben qué, Sonora está entre las entidades del país que no tienen que realizar ninguna modificación o sea no es un Estado obligado.  

Pero a fin de cuentas, la sufrida representación popular sonorense actual tendría muy poco o nada de qué preocuparse, porque dado el amplio colchón de tiempo que se dispone, será a la siguiente legislatura a la que le toque entrarle a ese torito, porque la en ejercicio tiene asuntos más relevantes, inmediatos y urgentes que tratar en lugar de gastar su tiempo en temas de tan largo plazo y cuya aplicabilidad es de mucho más largo plazo.  

Como decíamos, distinto fuera y sí hubiera apuro si la propuesta de Durazo Montaño previera su aplicabilidad a partir de la próxima elección presidencial y el pochi fuera su sexenio, posibilidad que sin ningún problema podría resolver la mayoría calificada que dispone en el Congreso del Estado para modificar la fecha de la conclusión de su mandato, así como no lo tendría para aprobar la propuesta de homologación hasta dentro de cinco años.  

Durazo, bien calificado

Vamos a procurar al secretario de la Consejería Jurídica, el profesional de la abogacía y experto en estos menesteres, Adolfo Salazar Razo, quien por lo visto anduvo muy ocupado con ese tema y tiene mucho que comentarnos e ilustrarnos al respecto, sobre todo, por la aparente premura en un asunto que a ojo de buen cubero pudiera parecer de entretenimiento e incluso insulso, como lo calificara el político cajemense, Faustino Félix Chávez.  

Desde la bancada de Movimiento Ciudadano se comenta sobre la irrelevancia de proponer algo ahora que va a suceder dentro de cinco años, mientras hoy no se dispone de una estrategia efectiva en contra de la inseguridad pública y combate al crimen organizado; hoy, cuando en el Gobierno Estatal y Congreso del Estado deberían ocuparse de tiempo completo en generar acciones de apoyo para el rescate de ciudades cuyas vialidades están hechas pedazos o diseñar programas para enfrentar la escalada inflacionaria que revienta las economías de las familias sonorenses, entre otras tantas prioridades comunitarias.  

Dicho posicionamiento luce definitivo de parte de la bancada que coordina la maestra Rosa Elena Trujillo, así como el caso del dirigente estatal del PAN, Gildardo Real Ramírez, quien consideró ociosa esa propuesta; lejana al interés de la gente y remota de la agenda ciudadana que reclama soluciones y respuestas en torno problemas inmediatos, como para andar ocupándose en asuntos electorales que no son ninguna prioridad e incluso consideró la propuesta como una estrategia distractora ante la falta de resultados de la actual administración.  

Habrá qué ver cuál es la posición de los otros grupos parlamentarios ante la pretensión de meterlos a un debate de un tema irrelevante por ser de tan remota aplicación, cuando se tienen tantos problemas que resolver desde ayer o desde antier, cuando además en los que se refiere a jalar al 13 de septiembre el informe de gobierno, de facto así ocurrió este día, ya que, en sendas reuniones con representantes populares y medios de comunicación, dicho informe fue rendido y muy bien, además de su evidente buen ánimo dado el benevolente trato que recibió de las distintas encuestadoras cuyos resultados fueron ampliamente divulgados por la mayoría de los medios de comunicación, impresos y electrónicos.  

Adolfo Salazar

Comunicador nato, el Doctor Durazo aprovechó todos los espacios para realizar amplias exposiciones sobre los fantásticos proyectos de inversión que de distintos rubros ha comprometido el Gobierno Federal, así como el impacto que tendrán en el desarrollo económico y social de la entidad, información que levanta el ánimo cuando se ratifica que para principios de octubre se abrirán los frente de obras de ampliación de la carretera a Chihuahua; que el próximo viernes entra en operaciones el nuevo hospital de especialidades y demás.  

Por decisión y carácter no va a quedar y eso se nota a leguas en las exposiciones del mandatario estatal con todo y su prolija capacidad expositiva sobre toda esa variedad de temas relativas a propuestas de infraestructura e inversiones millonarias, salpicadas de expresiones populares en pueblos del llamado Sonora Profundo y cual debe, con frecuentes invocaciones y agradecimientos al presidente.  

Muy similar lo ocurrido ante diputadas y diputados con los representantes de medios y vale la pena destacar la disposición del gobernador de reunirse “off the records” con comunicadores para un ejercicio de retroalimentación en torno al tema de la homologación de la elección a la gubernatura con la presidencial, y levanto la mano para ser incluido en esa eventual reunión en corto.  

Bancada naranja

Por lo demás, excelente el que mantenga muy presente la recomendación de Luis Donaldo Colosio sobre la prioridad de las buenas maneras siempre y que haya decidido dejar fuera de las fiestas patrias los cohetes y la pólvora, con la esperanza de que dadas sus buenas relaciones con mandos militares, se nieguen los permisos a empresarios de la pirotecnia en la temporada navideña y de fin de año, ya que la tronazón en dichas fechas afectan igual a las mascotas que el 15 y el 16 de septiembre.  

En fin, fue redondita la jornada de primer aniversario de su arribo a la gubernatura, con incluso manifestaciones públicas y mediáticas muy similares a las normas que caracterizaron a los anteriores gobiernos, dejando ver que las formas prevalecen para bien y antes que se nos pase, excelente la respuesta que dio al extorsionador que frecuenta las conferencias de prensa.