Proceso de Admisión a la Unison 2020
Martes, 19 Mayo 2020 19:37

Rastrillando…… Utopías……..

Por Mario Munguía Murillo…….. Utopía, utopia: nombre femenino. Tiene dos acepciones, según el  Diccionario de la lengua española

 

  1. Plan o sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta y justa, donde todo discurre sin conflictos y en armonía.

"Tomás Moro acuñó en el siglo XVI la voz ‘utopía’ en una obra del mismo título en la que imaginó una isla desconocida en la que se llevaría a cabo la organización ideal de la sociedad"    

  1. Proyecto, deseo o plan ideal, atrayente y beneficioso, generalmente para la comunidad, que es muy improbable que suceda o que en el momento de su formulación es irrealizable.

Esnobismo (ezno'βismo): sustantivo masculino.

  1. actitud de quien adopta e imita con exageración ideas y comportamientos que considera distinguidos.
  2. cualidad de lo que es considerado distinguido o a la moda el esnobismo de las revistas de moda.

Bueno, dos palabras aplicables ayer y en la actualidad.

Leemos a diario a la prensa tradicional, aquí en México, esa que existe desde hace muchos años atrás, incluso unos ya cumplen los 100 años o más.

En el transcurso de su presencia, han ido evolucionando, han ido adaptándose a las nuevas tecnologías, las conjugan ahora con radio y televisión virtual, rebasan su entorno primario y, hoy tienen presencia en todo el mundo. No ha sido fácil.

La historia nos cuenta que primero fueron los juglares -en la Novo España se les decía “pregoneros”- que iban de pueblo en pueblo transmitiendo los hechos de aquellos momentos. La palabra en la voz.

Del portal Artes Gráficas Crivelli, encuentro lo siguiente, cito:

“[…] Se puede considerar que el primer periódico o la primera publicación periodística impresa tuvo lugar en Viena en el año 1529. Era una hoja de noticias (también llamados “mercurios”) en la que se solicitaba a los ciudadanos ayuda para poder enfrentarse y derrotar a los turcos, que peligrosamente estaban acechando las puertas de la ciudad imperial…Más tarde, en 1580 se publicó el primer periódico o diario tal y como lo entendemos en la actualidad. Era el Mercurius Gallobelgicus, que vio la luz en la ciudad alemana de Colonia. […]”.

La palabra tiene dos maneras de decirse: hablada (la comunicación desde la existencia del hombre sobre la tierra) y escrita; pero escrita, tiene varias formas: petroglifos, pintura rupestre y códices, libros, panfletos y periodicos.

 En la revista Arqueología Mexicana, Edición especial núm. 31, Códices prehispánicos y coloniales tempranos. Joaquín Galarza, publica un interesante artículo, cito:

“Los códices son fuentes históricas de primera mano en los que las sociedades indígenas, por intermedio de escribas con la habilidad para pintar con gran maestría, dejaron constancia fiel de sus logros y avances culturales y científicos e informaron sobre una multitud de aspectos, como las creencias religiosas, los ritos y ceremonias, la historia, el sistema económico y la cronología, entre muchos otros. Se llama códices, del latín codex: libro manuscrito, a los documentos pictóricos o de imágenes realizados como productos culturales de las grandes civilizaciones maya, azteca, mixteca, zapoteca, otomí, purépecha, etc., que surgieron y se desarrollaron en Mesoamérica”.

En la real cédula de 6 de Junio de 1542, dice: ”[…] que Juan Cromberger, a instancias del virrey Mendoza y del obispo don fray Juan de Zumárraga, envió a México oficiales é imprenta é todo el aparejo necesario para imprimir libros de doctrina cristiana”; la primera imprenta, se supone, empezó a trabajar en 1537.

Así, el binomio Estado-Iglesia, ha estado presente cientos de años atrás. Hablar de un periodismo independiente es más que una utopía. En los países capitalistas, la relación es puramente comercial; en los socialistas (comunistas), el control total es del Estado.

La Iglesia, ha permanecido por sus actitudes ladinas.

Cada Estado tiene su periódico “favorito”, la ciudadanía lo reconoce, a pesar de no estar de acurdo en ciertos momentos, por lo general, en época de elecciones. Los gobernantes en turno, juegan su papel de “democráticos”.

Por ejemplo en Sonora. El Imparcial ha sido y es el referente periodístico de la sociedad y políticos; eso, nos guste o no, es un hecho.

El gobierno, creo su contraparte, El Sonorense. Tuvo su época y, culmino transformándolo en El Independiente. Al final, fue el mismo Estado el que lo cerro (esa es una historia interesante que un día contare).

El Tribuna, es referente obligado en la región sur del Estado. Así, en el norte también existen esfuerzos de periodismo.

En los últimos diez años –por poner un número-, han surgido decenas, cientos de “periodistas”, igual número de portales, pero ningún impreso.

Los hay buenos, malos y mediocres. Pocos se salvan. Gran parte de ellos y ellas, son personajes oportunistas que se venden al mejor postor.

La empresa periodística tiene sus compromisos comerciales y de gobierno; su línea editorial la marcan sus dueños, el reportero y algunos articulistas se someten a esa “línea”. El gobierno paga.

Querer hacer un periodismo independiente, sin interés de por medio, es vivir la utopía que Tomás Moro acuñó en el siglo XVI.

Hoy en día, es lo mismo, solo que de diferente color; donde, los de ayer son los de hoy.

Así qué, mis defensores del pueblo sabio, dejen de ser esnobs, de actuar como vulgares aprendices de política y periodismo. Dejen de ser peones y carne de cañón de los mismos gobernantes que han manipulado a las masas.

Los políticos brincan de silla cada seis años; los periodistas, los de oficio, siempre permanecerán ahí, al asecho de los hechos.

Pero bueno, esto de hablar de periodismo  es como hablar de política y políticos y sacerdotes; cada quien en su trinchera. En el argot periodístico se usa mucho la frase: “entre gitanos no se leen las manos”.

Pero mejor a’i se las dejo. Hermosillo cumple años, sí, de su fundación como “ciudad”; le corresponde al cronista hablar de ello…¡¡¡SARAVAH!!!