Proceso de Admisión a la Unison 2020
Jueves, 14 Mayo 2020 11:23

Perspectiva Sonora……. Los días más difíciles para Sonora……

Por Eugenio Madero Samaniego…….. De los corredores hermosillenses que años atrás subían y bajaban el Cerro de la Campana -como parte de sus rutinas deportivas y sus buenos hábitos-, un servidor siempre tuvo la idea de que enfrentaban dos riesgos para lograr totalmente el reto.

 

El primero de ellos era que a medida que iban avanzando con su trote hacia la cúspide, era más probable que “reventaran” y desistieran de su intento; llegando algunos al extremo (porque sí se dieron casos) de ocupar atención médica por tanto esfuerzo.

Y aunque muchos llegaron -y otros no- a la explanada donde aún se encuentra el histórico mirador o a las antenas de telecomunicaciones, había un segundo riesgo cuando emprendían el descenso:

Este riesgo consistía en la posibilidad de tropezar y caerse por las malas condiciones de la banqueta y el empedrado del camino, sumado a esto el natural desgaste de las piernas “tembeleques” por la realización de tanto esfuerzo.

Situación de la que también hubo ejemplos de corredores que, de bajada, terminaron con raspones y lesiones leves.

Pues así, más o menos con esta analogía (si me lo permiten), pudiéramos definir lo que pudiera suceder con el comportamiento del contagio del coronavirus en Sonora.

A casi dos meses de haberse iniciado esta “cuarentena” (¡vaya incongruencia!, ya que en realidad tenemos poco menos de 60 días en aislamiento social), apenas hasta estas fechas nos encontramos en la etapa más crítica de la epidemia estatal y la de mayor riesgo.

Dicho en los términos ejemplificados en la narrativa anterior:

A unos cuantos pasos de llegar a la cima del cerro, todavía nos falta hacer el último esfuerzo; por lo que es necesario tomar aire y trotar pausadamente para no colapsar o asfixiarnos en el intento.

Y una vez que subamos hasta lo más alto -y cuando ya tengamos el punto de inflexión-, debemos de iniciar el descenso con todos los cuidados posibles y sin sufrir (en la medida de lo posible) la presión del tiempo -aunque en este caso se trata de la economía y otros factores sociales-.

Porque ya una vez que lleguemos a lo más extremo de la epidemia, ilusamente podríamos pensar que ya no son necesarias tantas medidas de prevención en nuestra salud porque supuestamente “ya la hicimos”, ya que quien no se contagió anteriormente, jamás podría ser contagiado en un futuro.

No.

Ante la esperanza de que próximamente se vayan registrando menos casos de contagios de un día para otro (con el favor de Dios), no significaría que la línea se vaya a poner horizontal y luego tengamos el descenso vertical que tanto hemos anhelado.

Por ese motivo, hay que considerar el esfuerzo de las autoridades estatales y municipales que siguen exhortando y suplicando a todos los sonorenses que nos quedemos en nuestras casas.

-          ¿Más tiempo encerrados?

-          ¡Sí!

-          ¿Enfadados y sin poder hacer nada?

-          ¡Sí, ni modo!

-          ¿Trabajando desde la casa -los que sí puedan hacerlo-?

-          ¡Efectivamente!

Y si acaso surge la necesidad de salir a las calles, debemos de tomar todas las precauciones posibles para evitar ser incluidos en las estadísticas.

Resulta sumamente necesario que las salidas en carro, camión, moto, bici, o a pie; sean realmente justificadas como el hecho de ir a surtir la despensa, acudir a la consulta médica urgente u otro imprevisto.

Pero no salir por cualquier simplada.

No.

Sino que sean razones meramente justificadas para ese compromiso fuera de nuestra vivienda.

La alcaldesa Célida López Cárdenas, utilizando las redes sociales de internet y demás canales de comunicación, ha estado insistiendo en las recomendaciones de los expertos en salud.

Su estrategia de comunicar ha sido muy original y de reflexión para la gente, principalmente en las redes sociales.

“Desde hace unos días hemos visto que la gente se ha relajado”, expresó este miércoles la Presienta Municipal de Hermosillo, “la gente ya está cansada, hay más movilidad en las calles, y necesitamos obviamente recordarles que lo que hace la diferencia y lo que transforma una ciudad no son sus gobiernos ni sus policías… son sus ciudadanos”.

Igualmente la gobernadora Claudia Pavlovich y demás servidores públicos del Gabinete Estatal, han estado haciendo exhortos y tomando decisiones para evitar que más sonorenses sean afectados por este problema de salud.

Y ayudarles en otros aspectos, como es el caso de las despensas del Programa de Asistencia Social Alimentaria a Personas con Atención Prioritaria, beneficio que llegará en breve a los 72 municipios de Sonora, según informó el secretario de Gobierno, Miguel Pompa Corella.

A esto se suma el arranque del programa de sanitización de espacios públicos y casas habitación por parte de la Comisión de Vivienda del Estado (Coves) a cargo de Elly Sallard, gracias a la aplicación de químicos desinfectantes en la colonia Villa Bonita y otras que serán beneficiadas próximamente.

No se digan los apoyos que ordinaria y extraordinariamente ha estado brindando la Sedesson que dirige Manuel Puebla; así como otras dependencias.

Mención aparte y digno de reconocerse, la decisión que anunció también este miércoles la gobernadora Pavlovich Arellano, en el sentido de que los niños de educación primaria terminarán su ciclo 2019-2020 con clases desde sus casas.

También y utilizando la tecnología de los videos, la Mandataria Estatal destacó que Sonora se prepara para vivir una nueva normalidad. Esto después del confinamiento obligado que ha impuesto la pandemia desde hace casi dos meses y que no tiene fecha de caducidad.

“En este tema quiero ser muy clara”, precisó Pavlovich Arellano, “por ningún motivo tomaré una medida que ponga en riesgo la salud de nuestros más valiosos tesoros: nuestros hijos. Por ello he decidido que en Sonora, el presente ciclo escolar de educación Básica concluya con los niños en casa”.

Nos vemos en la próxima.

Y quédense en casa, por favor.