Proceso de Admisión a la Unison 2020
Lunes, 04 Mayo 2020 11:28

Rastrillando……. Ciencia y política…

Por Mario Munguía Murillo……… Después de una mutación, en cualquier especie animal, los resultados son traumáticos, inverosímiles, asombrosos e inimaginarios.

 

La evolución del planeta, y el universo, es un proceso natural per se, es, la verdadera creación.

La ciencia nos cuenta que partimos (nacimos) de un microrganismo; a partir de la célula madre, la vida en el planeta evoluciono hasta lo que hoy somos todas las especies animales y plantas; a pesar de que algunas parecen verse quedado en su etapa original.

La teoría darwiniana causo en su momento, un enfrentamiento entre los científicos de la época. Los radicales partían de “la religión”, del desconocimiento (miedo a lo desconocido) al no encontrar respuestas de aquello que veían en su entorno. Esto siempre ha existido.

Mientras los científicos radicales se enfrentaban a los científicos progresistas (por usar una palabra de moda), el mundo-tierra continuaba girando sobre su propio eje y, trasladándose en una órbita elíptica alrededor del Sol en 365 días. Como hasta el día de hoy.

Dicen los científicos que la vida se originó en el mar.  El agua es factor de vida.

Todos los animales, incluyendo al homo, han pasado por su propio proceso evolutivo; han, cambiado su morfología, se han ido adaptando a su entorno natural.

 Charles Darwin con su Teoría del origen de las especies, marco el parte aguas de una nueva visión científica, la generación espontánea, la evolución humana respecto a sus orígenes.

Antes, Carl von Linneo en el siglo XVIII, consideraba que los humanos y sus parientes (simios) más cercanos eran los “primeros” en la escala zoológica.

Los griegos creían que el hombre, al igual que las plantas silvestres, brotó espontáneamente de la tierra; y, mientras pasaba el tiempo, estos seres salvajes y primitivos fueron domesticados por los dioses. Ellos, los dioses, les enseñaron a construir casas, a trabajar el metal, a cultivar alimentos, todo aquello que favoreciera sus vidas.

Dicen los científicos que el Australopithecus, fueron los primeros primates en caminar erguidos, que los cambios climáticos lo obligo a abandonar la dieta vegetariana y empezar a cazar; dicen los científicos, que así se originó el género Homo. La evidencia existe, se conserva el esqueleto de Lucy (Australopithecus afarensis). Fuente: https://concepto.de/evolucion-del-hombre/#ixzz6LOKfCKyx

Pero bueno, en esta evolución natural, también existe una evolución inducida; desde, que al hombre se auto otorgó el título nobiliario de Homo-sapiens-sapiens, éste, “elsapiens”, lo único que ha hecho es alterar los millones de años que Natura ha creado.

Las historias de guerras entre las razas, y el control de su territorio, eran por sobrevivencia, a pesar que aún no existía la explosión demográfica, ni la demarcación geopolítica de los países.

La materialización de “la vida”, donde es más importante tener que vivir, ha generado una nueva forma de utilizar la ciencia; siempre, obvio, a favor de un individuo o pequeño grupo que controla su entorno, su territorio; en esta evolución, no existen las espadas, ni los rifles, ni cañones; hoy, el arma más letal de la humanidad son el escrúpulo, la mentira, la envidia y la traición.

Todo esto, por medio de la politización de los asuntos terrenales; el fin es, el control sumiso de las masas.

Les cuento un pasaje de las leyendas-mitos de la Grecia antigua, cito:

“Deucalión, que era hijo de Prometeo, construyó un barco y en él se refugió junto con su esposa Pirra durante nueve días. Al bajar el nivel de las aguas, la nave quedó varada en el Monte Otris, en Tesalia (algunos dicen que fue en el Monte Parnaso).

La pareja decidió preguntar al oráculo de Themis cómo podrían volver a poblar la tierra y restaurar la raza humana. La respuesta del oráculo fue todo un enigma que les costó descifrar. Les vino a decir algo así como:» Proteged vuestras cabezas y arrojad detrás vuestros los huesos de nuestra madre». Entonces se dieron cuenta de lo que quería decir el oráculo. Lo que definió como «huesos de nuestra madre» eran piedras: las piedras de la madre Tierra”.

La pregunta obligada es: ¿Qué va a suceder en este futuro que está presente?

Pero mejor a’i se las dejo… En este mundo, tierra, que Natura a construido en millones de años; en un centenar de años, el homo-sapiens-sapiens ha iniciado su propia destrucción y, todo por la avaricia… ¡¡¡SARAVAH!!!