Proceso de Admisión a la Unison 2020
Jueves, 12 Marzo 2020 06:52

Rastrillando……. México: país de Usos y costumbres ….

Por Mario Munguía Murillo ……. En México, desde tiempos inmemoriales, las tribus han tenido sus “usos y costumbres”; hoy, muy utilizado por los políticos que, de hecho, es una tradición en sus discursos, son ya usos y costumbres en la política posrevolucionaria.

 

Recomendable, para entender este tema: USOS Y COSTUMBRES DE LA POBLACIÓN. FUENTES PARA EL ESTUDIO DE LA NORMATIVIDAD (ANTOLO GÍA): TERESA VALDIVIA DOUNCE COORDINADORA Y EDITORA.

Cito: “[…] Desde mediados de este siglo (se refiere al siglo XX) se han movilizado exigiendo la oficialización de sus lenguas y la despenalización de sus prácticas; más recientemente están logrando generalizar el uso de la lengua materna para la educación, la libre práctica de sus religiones, el uso de las terapéuticas tradicionales, etcétera. En cada uno de estos avances se argumenta la existencia de un derecho propio que legitima estos ejercicios y que se opone a las prohibiciones legales. (1990: 50.) […]El visitador Gálvez y el virrey Croix pusieron de manifiesto los grandes perjuicios que se seguían no sólo a los súbditos, sino a los mismos monarcas, de continuar manteniendo el antiguo sistema de gobernación distrital, y propusieron el establecimiento del nuevo sistema, ya implantado en España, de las intendencias. Hubo un virrey, sin embargo, que defendió la institución impugnada y particularmente los repartimientos: fue Bucareli, y lo hizo aferrándose a su lado favorable, a lo que siempre se consideró como su pro. Dijo ese virrey que el repartimiento se avenía muy bien con el carácter de los indios; por una parte, era de su agrado, ya que tenían por pasión dominante tomar el dinero o el ganado, pues con tal que se les diese plazo para la paga, nunca se detenían al tiempo del contrato en ofrecer cuanto se quería; por otra parte, los salvaba de su imprevisión, pues el carácter de los indios era no pensar jamás en el futuro, mirando sólo sus necesidades presentes, y gastaban lo que tenían en el día sin reservarse nada para el siguiente, por lo cual cuando llegaba el tiempo de las siembras y les faltaban las semillas, los bueyes o las mulas, si no tenían la ayuda del repartimiento se abandonaban a su inacción natural; y todavía era mucho mayor el servicio que hacía a los indios en el caso bastante frecuente de la pérdida de las cosechas. Claro es que el citado virrey se guardaba el contra de los repartimientos: que éstos solían hacerse impositivamente, sin tener en cuenta las necesidades de los indios, y en términos usurarios”.

Esto viene a cuento, pues es un uso y costumbre que, al igual que el Virrey, hoy los gobernantes, presidente, solo toman en cuenta a los indios en términos de “usuarios”.

El punto es, que, aun no se sabe bien a bien cuales son “los usos y costumbres”, pues estos, sé han venido manejando de acuerdo a los tiempos que transcurren hasta el momento.

La idiosincrasia de cada etnia es diferente; sus tradiciones y sus costumbres han ido perdiendo su esencia ancestral y, se han ido adaptando a los movimientos migratorios a los que se han visto forzados (los Triquis en la el poblado Miguel Alemán, Costa de Hermosillo). Solo aquellos que sobreviven en su tierra de origen conservan ciertos rasgos ancestrales.

En estos tiempos globalizados, donde el consumismo “obliga” lo mismo a los mestizos que a los indígenas a adoptar costumbres modernas como, el celular (aparentemente un artículo “necesario”), formas de vestir y comer y, lo más dramático, la pérdida de su idioma.

Ante este fenómeno social, que, primero con la llegada del “hombre blanco” imponiendo una religión desconocida que adapto sus ceremonias incluyendo a su Dios y Santos; así, cuentas las crónicas que, por ejemplo, “todas las rebeliones mayas hasta el siglo XIX fueron encabezadas por un santo, por la Virgen María o por Cristo”. Miguel Hidalgo, el Cura, puso frente sí a la Virgen de Guadalupe para encabezar una Independencia (qué aún no llega).

Los usos y costumbres siguen presentes en este hermoso país, donde el pragmatismo religioso determina el transcurrir de la vida cotidiana, así, se entrelazan entre las creencias religiosas y el devenir de la política desde antes de la llegada de Hernán Cortez.

Los mejicanos, los nativos descendientes y los criollos, cada uno ocupando su lugar en el transcurso de la vida antes y después de la llegada de los peninsulares, conservan sus usos y costumbres que han ido evolucionando en el transcurrir de los tiempos.

Esta evolución “adaptativa”, hoy está presente descaradamente, en un momento de desesperación por obtener y conservar el poder monárquico muy a los tiempos de Maximiliano y Carlota.

Por eso, la manipulación de las creencias religiosas, base de las comunidades nativas y, sus ancestrales (transformados) usos y costumbres que han pedido la esencia de un pueblo nacido del maíz.

Hoy, los vemos ataviados de fantasiosas vestimentas dignas de un carnaval, cuya comparsa oportunista de los políticos herederos que los utilizan y manipulan con intereses muy particulares, donde lo que menos interesa son el respeto a los usos y costumbres de los nativos de este país.

Pero, en fin, la conquista continua desde los tiempos del árbol de la noche triste, la Independencia y la Revolución; donde los espejitos siguen reflejando los pies descalzos y las botas de piel; el tapa rabo y el vestido de seda; la choza y el palacio; el templos y la escuela; la pobreza ancestral y la riqueza…y la cruz y la espada como símbolo de justicia.

Larga vida mexicas y descendientes…¡¡¡SARAVAH!!!