Proceso de Admisión a la Unison 2020
Lunes, 02 Septiembre 2019 07:07

Perspectiva Sonora….. La curva de aprendizaje todavía va cuesta arriba, en el Congreso del Estado…..

Por Eugenio Madero Samaniego…… Reacciones a favor y en contra -como era de esperarse-, han surgido después del Primer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador; así como de su visita a Sonora que inició ayer por la tarde, luego de arribar a Hermosillo en un vuelo comercial.

 

A reserva de que mañana abundaremos de los posibles beneficios que haya traído el Mandatario a Sonora, en esta ocasión les comentaré algunas cosas que nos tocó presenciar este domingo en la primera sesión del período ordinario de la 62 Legislatura del Congreso del Estado.

Luego de que el secretario de la mesa directiva saliente, Fermín Trujillo Fuentes (del Panal), pasara lista y confirmara el quórum, el entonces presidente Luis Mario Rivera Aguilar (del Partido Verde) preguntó si había alguna propuesta para instalar el presídium para el mes de septiembre.

Fue la legisladora del Partido del Trabajo (PT), María Magdalena Uribe Peña, quien primero levantó la mano para proponer la nueva mesa directiva con el morenista Luis Armando Colosio Muñoz a la cabeza.

Inmediatamente después la diputada registrada como integrante del Partido Encuentro Social (PES), Marcía Lorena Camarena Moncada (pero que en el fondo es del color guinda de Morena), propuso la misma mesa directiva que dijo su antecesora.

Pero con un cambio:

Que el también morenista Martín Matrecitos Flores fuera nombrado como presidente, en lugar de Colosio Muñoz; lo cual fue suficiente para que a partir de allí se abriera el debate en la mejor tribuna de Sonora.

Posteriormente la empalmense Rosa María Mancha Ornelas, pidió que se respetaran los reglamentos y que no haya intromisiones de una fracción parlamentaria a otra.

Sin embargo debemos recordar que al ser esta maestra la primera presidenta de la actual Legislatura -durante los meses de septiembre y octubre del año pasado-, se le vieron algunas acciones que en su momento se le criticaron porque daba la impresión de que siempre quiso demostrar su poder.

¿Quién no recuerda cuando mandó cambiar las cerraduras a las puertas de las oficinas de los funcionarios que curiosamente siguen en sus mismos puestos en el Congreso del Estado?

Eso, nada más como un antecedente.

La siguiente diputada en proponer también a Matrecitos Flores, fue la hermosillense Yumiko Palomarez.

Igualmente se manifestó la izquierdista Miroslava Luján López, quien advirtió que si las otras fracciones parlamentarias se meten en los asuntos de Morena, entonces ellos también pudieran intervenir en temas de otros partidos.

Pero luego tomó el uso de la voz el legislador panista Jesús Eduardo Urbina Lucero, quien confirmó lo que ya todos estábamos viendo en el Pleno:

Que los diputados de Morena la traían en contra de Colosio.

¿Porqué?, se preguntará usted.

En primer lugar porque el magdalenense ya tenía broncas con el resto de sus compañeros.

Principalmente con la coordinadora de la fracción de Morena, Ernestina Castro Valenzuela, quien en su intervención de este domingo al mediodía, trató de que le creyeran que sus representados -y ella misma- no traían nada en contra de Colosio Muñoz; al tiempo que pidió al resto de la Legislatura que no se metieran en los asuntos de su grupo parlamentario.

Y en segundo término (es decir, la razón por la que no quieren al hijo de Don Severino Colosio como presidente del Congreso del Estado durante el mes de septiembre), es  porque no quieren que aproveche su compadrazgo con Alfonso Durazo (actual secretario de Seguridad Pública de la Nación, que supuestamente también vino a Hermosillo) para que se le acerque a López Obrador.

Luego de las réplicas y contra réplicas, Urbina Lucero propuso que se hiciera una votación nominal (que cada Diputado diera su nombre y el sentido de su voto, uno por uno), con el fin de dilucidar este asunto.

Al terminar el ejercicio democrático el ganador fue Colosio Muñoz, quien al anunciar que pronunciaría un discurso que ya traía en unas hojas con folder, los diputados de Morena optaron por abandonar el recinto.

Y no habiendo asuntos que tratar, como dice cada presidente en el presídium, se cerró la sesión y se convocó la siguiente para el día martes 3 de septiembre.

Con esto queda demostrado que la curva del aprendizaje todavía se encuentra cuesta arriba para los diputados de Morena.

Y también porque creo (obvio que no estoy seguro) de que la votación que propuso Urbina Lucero no debió ser entre los 33 Diputados de la 62 Legislatura, ya que nomás se trataba de elegir al candidato a presidente de parte de la fracción parlamentaria de Morena (pues recordemos que todos los partidos se van turnando cada mes).

Por tal motivo, para elegir al candidato de Morena para presidente del Congreso del Estado, para este mes de septiembre, creo que debió ser entre los doce diputados guindas.

Lo que sí se vio muy mal en las butacas del Congreso del Estado, fue la actitud de algunos asesores de los diputados de Morena que estaban sentados entre el público.

Esto lo digo porque cuando emitió su voto el sanluisino Jesús Alonso Montes Piña a favor de que Colosio Muñoz fuera presidente, emitieron al unísono un ¡buuu! que alborotó a una sección de ciudadanos simpatizantes de Morena que hicieron acto de presencia.

Posteriormente y de igual forma lo hicieron contra diputados priistas, panistas, panelistas, del PES y de los individuales (Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano) que también apoyaron a Colosio.

Se supone, pues, que los asesores deberían estar al lado de  las curules de sus patrones en el Pleno; y no andar agitando a la raza.

Pero quizá sea estrategia de ellos para dirigir las reacciones del público.

Simplemente a como se vayan presentando las cosas.

Bien, amigos.

Por hoy es todo.

Seguimos en la semana.