Inicio Columnas Rastrillando….. Seamos niños una vez más…
Domingo, 17 de Diciembre de 2017 20:42

Rastrillando….. Seamos niños una vez más…

por  Descierto
Vota este articulo
(0 votos)

Mario Munguía Murillo….. Todo tiene un precio en esta vida –dicen-; pero los que más pagan ese precio son la gente común, ese al que llaman “ciudadano”.

Este mes, diciembre, es cuando el trabajador, el burócrata, los “servidores públicos” (así, entre comillas) que incluyen a diputados, senadores y funcionarios de gobierno, reciben además de su salario “normal”, el aguinaldo -me refiero a los primeros mencionados-, los otros, los del primer nivel además cuentan con “su bono de productividad” –me refiero a los segundos mencionados, los que se autonombran “servidores públicos”-. La brecha salarial y demás prestaciones entre unos y otros son abismales e insultantes.

Pero es época de navidad, de fin de año. Hay que ver como gastamos los ingresos de este mes. Hay que comprar regalos para toda la familia, la cena del 24 y del día último del año, hay que estrenar desde zapatos hasta calzoncillos pero ¿Cómo completar todo ese gasto?

Fácil-promocionan las cadenas comerciales-. Compra hoy y pagas hasta mayo del próximo año con bajo interés. Y todos nos vamos con la finta. Total, ya veré mañana como le hago, es navidad y hay que cumplir con la tradición.

No es que sea yo un “grinch”, un amargado que odia la navidad. No, a mí me gusta la navidad, recuerdo claramente cuando creía en Santa Claus y me gusta ese recuerdo. Aún me queda un poco de aquel niño que soñaba, no escondo eso ¿usted sí, se avergüenza decir que aún sueña como niño?

Obviamente los tiempos son distintos, la época ha cambiado y mucho.

Mi casa, la de mi niñez era un paraíso, ahí, mis hermanos y hermanas, primos, amigos y vecinos solían juntarse; mi madre a todos recibía -igual ahora en casa de mi hermana, es una tradición-, ahora, aún no me explico cómo le hacía para darles de comer a tantas personas. Era el milagro de la Navidad.

En aquel entonces no existían las tarjetas de crédito, pero sí existía el valor de la palabra empeñada. Había honor.

Mi nana Elvira era la matriarca, y nos mandaba a “enqué” Mazón, con don Gustavo o Pepito y le decíamos “nos mandó mi nana”, eso bastaba para que nos ajuarearamospa’navidad. Lo del pago era después, no había tiempo límite, no había pagarés firmados, solo era la palabra de ella y los señores Mazón.

Hoy son otros tiempos, hoy tiene un ingrediente más amargo que distrae a las familias, a  los adultos; la Navidad ya no será igual, la cena de noche buena además de todos tener el celular en la mano –viendo y leyendo puras tonterías-, el tema será la elecciones del 2018.

Ya nadie recordara a los que “ya no están”, las anécdotas del tío, o las historias del abuelo; ya la cocina no prendera el horno porque “mando hacer el pavo al restaurante X”, el menudo hace daño.

Los niños y adolescentes ya no gritan y patean el balón, están hipnotizados en la pantalla del televisor “matando enemigos” –primero virtualmente, después quien sabe-; bajo el arbolito ya no se ven balones, ni bates, ni triciclos y muñequitas, solo cajas forradas cuyo contenido ya se conoce, es la vanidad.

En la calle ya no corren niños, no se escuchan tronar “las palomitas”, ni los “buscapiés”; solo pasan carros a alta velocidad, se escucha el sonido de la pistola o la R15, minutos después, las patrullas de policías y detrás, la Cruz Roja. Al interior de la casa el comentario “otro muerto” y la fiesta siguen como si nada ha pasado.

Los niños y adolescentes aún siguen pegados a la fría pantalla del televisor, y con la misma frialdad siguen contabilizando quien va ganando, quien ha matado más “enemigos”.

El sol empieza  a salir al día siguiente, los niños y adolescentes se van a dormir, apagan el televisor; no cenaron, no querían perder el tiempo contabilizando enemigos; los adultos, no se pusieron de acuerdo por quien van a votar el 2018.

La Noche Buena fue un día más. Nadie se acordó de Santa Claus. No existe.

Pero yo sigo recordando a mi tía Angelita, “tres bolas” le decía, al “Indio” López y su tololoche, a las Andrade, a Rubén Castillo que cocinaba la barbacoa y mataba el “cochi” para meterlo al horno de la panadería La Flor y Nata; a la pandilla del barrio, el “Ponchito” López, el Meño, el David Sesma, el “Gordo” Lemas, los Villa; a mis primos –en realidad son mis tíos- el Manolo y el “Chino” y a “la Changa” Zayas, a mis primos los Medina. Y muchos más.

El tocadiscos ya no existe, no habrá música y no bailaremos los éxitos de  Pablo Beltrán Ruiz, Pérez Prado y Los Aragón, Los Monkis, Los Baby’s, Paul Anka y, Freddy Fender con “BeforeTheNextTeardrop Falls”.

El viejo guarda en su memoria la niñez, pero tiene miedo recordarla porque, hoy los jóvenes y niños se ríen de él, se perdió el respeto; no saben que un día estarán igual, con la diferencia que los de hoy la pierden en la pantalla fría del celular y el televisor. Los niños y jóvenes no ven que existe un sol, que existe una vida que hay que vivirla en su tiempo.

Pero bueno, el punto es que ya llego la Noche Buena y mañana Navidad, y días después, será día ultimo del año e, iniciaremos un año nuevo lleno de promesas que quedaran en frases publicitarias, de esas que buscan vender un producto desechable, de plástico, cuya imagen será –es- solo una falacia de los tiempos.

No importa. Usted intente ser usted, saque al niño que dejo escondido en el ropero de la abuelita y disfrute la vida que le queda. Yo lo intento, me arriesgo y no le doy importancia a los que se ríen de mí, veo el sol salir todos los días.

Feliz Navidad y próximo Año Nuevo a todas y todos ¡¡¡SARAVAH!!!

Pero mejor a’i se las dejo. Me pondré el mandil…¡¡¡SALUTE!!!

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

@mariomunguia8

www.vocesdeldesierto.com

Policiacas

Hermosillo, Sonora 26 de noviembre de 2017.- La Policía Estatal de Seguridad Pública ya cuenta hace años con su acreditación certificada Calea, por lo que el Secretario de Seguridad Pública, Adolfo García Morales instruyó a los coordinadores de Isspe y C4 buscar también acreditarse para lograr el llamado Triple Arco.

Hermosillo, Sonora, noviembre 2017.- Agentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) aseguraron a un hombre, implicado en el robo con violencia en la vivienda de una comerciante de joyería.

Caborca, Sonora, Noviembre 2017.- La Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE) logro hoy en esta ciudad que a Francisco Eduardo Moreno Díaz de 31 años, se le impusiera la pena máxima señalada en la Ley General de Salud, por delito de narcomenudeo mediante un procedimiento abreviado, consistente en 6 años de prisión.

Caborca, Sonora, noviembre 2017.- Personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), logró una condena de cinco años de prisión por el delito de narcomenudeo, la más alta registrada en el País mediante un procedimiento abreviado.

Semanario Descierto, 2011.